martes, 18 de mayo de 2010

Vie Romantique


No me hagas escribirte lo que sueño, lo que siento, porque no tendría hojas, ni aun que quisiera escribir sobre las que caen de los arboles en las frias tardes de otoño, no podría escribírtelo sobre el manto de hojas que cubren el asfalto, esas mismas que se revuelven cuando te vas, como mi estomago, como mis dedos pensándote. Y mis ganas se quedan tirándome de los pelos del pecho que no tengo, como si quisieran que mi corazón te siguiera en vez de quedarse dentro de mí. Y un escalofrío recorre mi cuerpo, y se me eriza el vello, como ya dijiste tu, para intentar tocarte…

1 comentario:

Dario dijo...

Muy bonito!!!!!!!!!!